Entrevista a Panthera Krause: “Todos somos como una pantera dentro de su propia jaula”

Corrían los primeros días de marzo cuando el revolucionario concepto de clubbing Copyleft traía por primera vez a España al productor alemán Robert Krause. Era un martes por la noche, en Barcelona, apenas 100 horas antes de que el Gobierno decretara el estado de alarma en todo el país debido a la pandemia de covid-19. El histórico Macarena Club, uno de los microclubs con más fama en toda Europa, acogía un nuevo episodio de Copyleft, un joven proyecto nacido entre Barcelona y Gijón que aboga por la electrónica alternativa, tomándose muy en serio la definición estricta del término: Copyleft es una alternativa segura a las tendencias musicales más masivas y recurrentes del clubbing underground. Su empeño por traer al país sonidos de club vanguardistas y rompedores los llevó a conocer a Panthera Krause… y a querer que su sonido brillara en la capital catalana. Esta era la fecha más importante de su corta historia. Además, Krause aterrizaba en la Ciudad Condal con su álbum debut, It’s A Business Doing Pleasure With You, bajo el brazo. Es su primer LP tras 15 años de carrera en solitario. Todo encajaba. No podíamos no estar ahí.

El público de Macarena bailando en uno de los últimos episodios de Copyleft antes de la cuarentena. | Imagen: © YF Agency
La música de Panthera Krause se puede encontrar en grandes sellos como Lobster Theremin, Connaisseur o Souvenir. Es una buena carta de presentación.
Gracias. Me gustaría mencionar también a Riotvan, el sello que dirijo junto con mi amigo Peter Invasion. También Uncanny Valley, donde lancé algunos de mis temas más famosos.

¿Dirías que tu música varía dependiendo del sello donde se publica?
Es curioso, porque para mí es totalmente diferente, pero cuando mis amigos escuchan los lanzamientos, lo encuentran bastante similar. (risas) Pero sí, mientras produzco, siempre tengo muy presente para qué sello estoy produciendo. Por ejemplo, trato de acercarme a una personalidad mucho más lo-fi cuando produzco para Lobster Theremin.

Entonces, ¿es el sello quien mueve ficha primero?
Depende. Lo ideal para mí es lo contrario: hacer música y luego hablar con la gente, enviar a los sellos y ver qué pasa. Pero sí que hay veces que los amigos de las discográficas me piden música directamente.

Imagen: © Press Kit de Panthera Krause
Tengo entendido que también dibujas. ¿Hay alguna conexión entre tu música y tus dibujos?
Buena pregunta. Hay formas similares de relacionarse tanto con la música como con los dibujos e ilustraciones. A veces, estoy en un mood más directo. No pongo demasiadas vocales o capas en mi música, ni tampoco sobrecargo demasiado mis dibujos. Otras veces, me siento en otro mood y se me ocurren dibujos más cargados, así como música también más cargada, como en «Genki Girl», un tema con muchos elementos distintos. Así que, sí, diría que están bastante conectados.

¿Cómo te definirías?
Soy una persona fácil y abierta, supongo. Me gusta pasar el rato con diferentes personas y tratar de entender la mente de los demás. Me gusta divertirme, así que siempre estoy buscando buenas vibraciones. Creo que eso puede percibirse en mi música.

Esa era exactamente mi siguiente pregunta. ¿Cómo es tu música?
Hago electrónica, música house, divertida, divirtiéndome también yo mismo mientras la produzco. Mis influencias provienen de muchos estilos diferentes, pero me gusta escuchar mucha música hip-hop. No acostumbro a escuchar house o electrónica en casa.

¿Eres más productor o dj?
Sin lugar a dudas, productor. Y live performer. Me encanta tocar en directo, a pesar de que he tenido sustos en el pasado.

¡¿Qué pasó?!
Cuando actúo en directo, cojo todas las capas del tema en el ordenador y juego con ellas, creando como una especie de música nueva. Así que los temas siempre suenan diferentes en mis sets en directo. Y, ya sabes, cuando asumes riesgos, no siempre sale bien. (risas)

¿Tenías algún objetivo en concreto cuando nació Panthera Krause?
Al principio, simplemente sucedió. Empecé a hacer música con mi banda Marbert Rocel en 2007. Recuerdo algunos buenos conciertos en Estambul y Ámsterdam, por ejemplo. Eran buenos tiempos. Después de aquello, empecé a producir música por mí mismo. Y, en algún momento, enseñé mis temas a algunos amigos y me empujaron a abandonar la banda y empezar a publicar música por mi cuenta. Así es como empezó Panthera Krause. No quería convertirme en un dj súper estrella tocando delante de 500.000 personas. Prefiero cosas más pequeñas, eventos underground, públicos más íntimos y cercanos. No tenía un objetivo específico en absoluto.

¿De dónde viene el alias «Panthera Krause»?
Viene de un poema del escritor alemán Rainer Maria Rilke, que se llama Der Panther. Una hermosa perspectiva de una pantera en una jaula. Me impresionó mucho, así que tomé el nombre de Panthera. Krause es mi apellido.

¿Te sientes como una pantera en una jaula?
No siempre, pero sí. Siento como si todo el mundo estuviera dentro de su propia jaula. No puedes abandonarte a ti mismo, tus antecedentes, tus ideas o experiencias previas. Puede sonar bastante negativo, pero no tiene por qué serlo. Simplemente, es así.

¿Qué porcentaje de tu tiempo dirías que inviertes en tu música, por ejemplo, cada semana?
Demasiado. (risas) Últimamente, me paso todo el día en el estudio. Seis días a la semana, me atrevo a decir. El resto del tiempo, estoy en el portátil chateando con gente, respondiendo correos electrónicos, organizándome bolos, gestionando mis redes sociales o buscando nueva música para mis dj sets. Y hay días en los que no estoy con las ganas necesarias, claro.

El lanzamiento de «Genki Girl» fue, sin duda, uno de los más importantes en la carrera de Panthera Krause. | Imagen: © facebook.com/PantheraKrause/
Eres tu propio manager.
Sí, pero me encanta este trabajo. Debería ser siempre así.

Necesitarás tomarte tus descansos…
No se me da muy bien lo de tomarme descansos, la verdad. Cuando siento que lo necesito, generalmente, voy a una sauna o a hacer deporte. También soy muy fan de los bares.

Seguro que podrías recomendarnos buenos bares en Leipzig. ¿Qué hay de la escena clubbing en tu ciudad?
Pasa por un buen momento. Por supuesto, no se puede comparar con la Berlín actual, pero algunos sí la comparan con la Berlín de principios de los 90. Leipzig era también una ciudad de Alemania del Este, así que contamos con muchos espacios industriales que quedaron abandonados tras la caída del muro. Pero Leipzig es diferente, un poco más underground y con una cultura de club de buena calidad. No está mal para una ciudad de medio millón de habitantes.

Imagen: © Press Kit de Panthera Krause
Hablando de Leipzig, no puedo evitar pensar en Paul Kalkbrenner. Alguien dijo una vez que el artista, ahora residente en Berlín, es el único en la escena underground que intenta componer hits cada vez que lanza música nueva.
Bueno, de algún modo, todos queremos crear hits cuando producimos música. Al menos, así lo veo yo.

Por supuesto, pero creo que aquí el punto es: ¿debe uno producir música pensando en lo que puede llegar a triunfar -es decir, produciendo de acuerdo a las tendencias del mercado para lograr un mayor éxito-, o debe uno producir música siguiendo sólo sus propias convicciones musicales?
Ya, te entiendo perfectamente. Por supuesto, yo sólo sigo mi propio gusto. Tal vez por eso no soy tan grande como podría haber sido… (risas) Pero sí, creo que mucha gente está produciendo música de esta manera, pensando en cómo reaccionará la gente al escucharla. Para mí, hacer música es enseñar lo que te gusta y lo que realmente eres.

¿Prefieres producir tu propio tema o remezclar música ajena?
Producir mi propio tema, sin duda.

La gente que sale un martes por la noche en Barcelona es gente apasionada por la música. Puede respirarse en cualquier cita con Copyleft. | Imagen: © Copyleft
¿Qué es lo que ves en un tema y te hace decir “uau, quiero remezclar esto”?
Es algo especial, un sentimiento en mi mente que me atrapa y hace que una idea para una remezcla nazca en mi cabeza. Normalmente, recibo una propuesta de remix, escucho el tema e identifico inmediatamente los stems o elementos que me gustan. Una vez ahí, a veces resulta más fácil, y a veces más difícil, encontrar el modo de dar con algo que valga la pena. (risas)

Produces música desde 2005, pero fue en 2019 cuando lanzaste tu primer álbum, It’s A Business Doing Pleasure With You. ¿Por qué tardaste 14 años?
Ya hicimos cuatro álbumes con mi banda Marbert Rocel y uno junto con Mathias Kaden como Karocel. Luego, cuando empecé mi propio proyecto, me sentí súper libre para lanzar música. Sentí que cada vez que tenía 3 temas listos, era suficiente para transmitir el mensaje que quería transmitir. Un álbum es mucho trabajo. Lleva mucho tiempo. Con los años, fui viendo cada vez más claro que tenía que grabar un álbum y no centrarme sólo en la música de club.

Dices que un álbum lleva mucho tiempo. ¿Cuánto tiempo llevó It’s A Business Doing Pleasure With You?
La cosa es que algunos de los temas del álbum tienen 8 o incluso 10 años, mientras que otros tienen sólo medio año. Así trabajo yo. Tengo un gran archivo de temas que hice en su día y juego con ellos para sacar nueva música. A veces, creo temas simplemente mezclando viejas pistas que hice años atrás.

Panthera Krause publicó su álbum debut en 2019. Se llama ‘It’s A Business Doing Pleasure With You’. | Imagen: © facebook.com/PantheraKrause/
Es curioso. Es como si hace 10 años hubieras empezado a crear tu primer álbum sin siquiera ser consciente de ello.
(risas) Sí, podríamos decir que sí. Es una buena forma de describirlo. ¡Incluso suena fácil! (risas)

Pasemos al escenario. ¿Cuál dirías que ha sido tu mejor actuación hasta la fecha?
Uhm… Qué difícil. ¡Ha habido muchos!

Lo sé, todo el mundo responde lo mismo. (risas) Cambiemos la pregunta: si pudieras actuar sólo una vez más en tu vida, ¿qué fecha repetirías?
Uau, esa es una pregunta distinta… Creo que la mejor fecha fue en verano de 2018 en Conne Island, en Leipzig. Es un club muy conocido allí. Pero, si pudiera actuar sólo una vez más en mi vida, creo que repetiría… (largo silencio) mi dj set en Burning Man. Recuerdo entrar en el escenario por detrás y quedar súper impresionado mientras escalaba hacia cabina y veía a la gente perdiendo la cabeza en medio de la nada.

Así luce el acceso principal de Conne Island. | Imagen: © Conne Island
Burning Man… Toda una experiencia.
Eso es más que un festival. Es como un país diferente, incluso un planeta diferente. Necesitas ir en bicicleta para llegar a los sitios y no necesitas dinero dentro del festival. Es una experiencia que todo el mundo debería vivir al menos una vez en la vida.

¿Qué hay de Panorama Bar? También has actuado varias veces allí.
Sí, he actuado allí cuatro veces.

¿Qué pasa ahí dentro, que hace que la mayoría sea rechazada en la puerta?
Al final, es un club con buena programación y una mentalidad muy abierta, a donde la gente va a pasárselo muy bien. Tal vez, su dura política de acceso sea lo que hace que la gente se sienta especial una vez dentro y eso sea, a su vez, lo que crea una atmósfera especial.

La experiencia en Burning Man fue una de las más singulares en la carrera de Panthera Krause. | Imagen: © facebook.com/PantheraKrause/
¿Cuál ha sido el set más largo en tu carrera?
Pinché 8 horas en Wilden Renate el pasado febrero de 2020.

¿Alguna fecha que esperaras con especial ilusión para este 2020?
Tenía muchas ganas de tocar en Tel Aviv, Jerusalén y Haifa, todos ellos en Israel. Lo pasé muy bien allí hace cuatro años. Además, la fecha en el Golden Pudel Club de Hamburgo tenía muy buena pinta en mi agenda. Es el tipo de club pequeño y acogedor que realmente me gusta. ¡Y mi primer bolo fue allí en 2012!

¿Un escenario, festival, club o lugar donde aún no hayas actuado y donde te gustaría hacerlo?
Fusion Festival. Actué allí con mi banda, pero nunca como Panthera Krause. Dekmantel, también.

El baile con Panthera Krause en Copyleft fue uno de los últimos antes del confinamiento por la pandemia de la covid-19. | Imagen: © Copyleft
¿Qué ve Panthera Krause cuando mira al horizonte?
Pues veo hacer mucha música nueva, pero, desde hace algunos días, tengo en mente la idea de crear tal vez una nueva banda con nuevos miembros. Hace unos meses, empecé de nuevo a escuchar vieja música punk y me di cuenta de que todavía me flipa.

No lo hemos dicho hasta ahora, pero tienes ese lado punk oculto.
Sí, es el sonido con el que crecí. Es algo que tengo dentro de mí desde el principio. ¡Me encanta la actitud punk!

¿Cómo ves el futuro de la industria? ¿Algún mensaje que enviar al mundo?
Uhm, no sé cómo expresarme respecto a esto… Veo muchas redes sociales y siento como que algunos artistas están cada vez más enfocados en construir una imagen social y perfiles ‘vacíos’. Las redes sociales son una gran herramienta para difundir nuevas ideas y estilos, pero, por otro lado, veo un montón de posts rollo ‘el mejor día de mi vida’ sin sentido y formas de actuar totalmente intrascendentes. El prometer grandes cosas, noticias increíbles, reuniones masivas, top-models y miles de seguidores interactuando contigo… Prefiero situaciones más pequeñas, menos adecuadas para un post en redes, pero más genuinas y auténticas. Mi mensaje al mundo es: está bien pasar buenos ratos con 50.000 personas online, pero deberíamos centrarnos más en las personas que están a nuestro lado y en lo que nos rodea en nuestro día a día.

ARTISTA: PANTHERA KRAUSE
(Imagen de Portada: © Press Kit de Panthera Krause)

73Comments

Glassforms, de Max Cooper y Bruce Brubaker: música que un ser humano jamás podría componer

“Escuchar Glassforms es una experiencia profundamente conmovedora, iluminadora y espiritual.” Así se expresó uno de los afortunados que ha podido disfrutar en vivo de los encantos del trabajo conjunto de Max Cooper y Bruce Brubaker. Glassforms sonó por primera vez en 2019 gracias a la Filarmónica de París, para viajar luego a Barbican, en Londres, y a Sónar, en Barcelona. Tres coordenadas que conforman el trayecto de un trabajo que ha sido minuciosamente diseñado y desarrollado por dos líderes, cada uno en su materia.
Bruce Brubaker es uno de los pianistas más innovadores del momento. Max Cooper, quizás más conocido en los entornos del baile, es un científico convertido a artista de música electrónica. Juntos, han redibujado el mensaje original de Philip Glass, fusionando el gran piano acústico de concierto con los sintetizadores y técnicas de producción de última generación. El resultado ha logrado unir en la misma sala a asiduos a los clubs, seguidores del neoclasicismo y amantes del piano.

“En Glassforms, Max Cooper y yo unimos fuerzas sobre el escenario para llevar a cabo una obra de arte en equipo. Se basa en música de Philip Glass, pero reavivada, recontextualizada, posmodernizada,” explica Brubaker.
Cooper agrega: “Es un riesgo que queremos asumir, un experimento, un emocionante proyecto que nos permite crear una combinación de técnicas de composición tradicionales y modernas, algo así como una autenticidad modulada.”

Imagen: © InFiné Music
Max Cooper diseñó, junto al desarrollador de software Alexander Randon, un sistema de expresión musical que funciona mediante código. Este toma en directo los datos que crea la música del piano de Bruce Brubaker y los convierte en formas nuevas, pero íntimamente relacionadas. Esta señal marca el ritmo de los sintetizadores, que Cooper modula y aumenta en el escenario para añadir sus propias variantes híbridas. El resultado es de una sofisticación superlativa. Es música que un ser humano jamás podría componer.
Glassforms está compuesto por seis pistas de duraciones muy dispares, variando entre los 2 minutos y 14 segundos, la más corta, y 13 minutos y 6 segundos, la más larga. Para conectar estas seis piezas, Cooper y Brubaker improvisan en cada espectáculo transiciones, llamadas “Preludes”. De este modo, rinden homenaje a una larga tradición en el mundo de los pianistas, acostumbrados estos a improvisar tanto introducciones como transiciones en sus conciertos.

Cada vez que Glassforms es interpretado, se da a luz un espectáculo totalmente nuevo, en el que Max trata de controlar el caos generado por la información en tiempo real generada en respuesta al teclado de Bruce. En palabras de Cooper: “Es un balance entre el orden y el caos, que es, para mí, donde nace la música más bella.”
Glassforms está desde hoy a la venta y disponible para escucha en todas las plataformas digitales. El lanzamiento en formato físico, formado por dos LP en vinilo y un CD, llegará el 24 de julio. Todo, vía InFiné Music.

TRACKLIST:
Prelude 1Metamorphosis 2Prelude 2The Poet ActsPrelude 3Two PagesPrelude 4Mad RushTirol ConcertoPrelude 5Opening
(Imagen de Portada: © InFiné Music)

Comments

Los 25 mejores bares de Barcelona y qué pedir en cada uno de ellos

Barcelona es una ciudad famosa por muchas cosas, como sus playas, su gastronomía, su clima, el éxito de sus deportistas, su arquitectura y, por supuesto, su cultura de tardeo y terraceo. Tras la pandemia de la covid-19 y su consiguiente confinamiento, que duró 12 semanas, las fases de desescalada permitieron a los bares de Barcelona abrir sus terrazas, primero, y sus barras y zonas interiores, poco después. Es momento de volver a la calle, de reencontrarse con los nuestros y de brindar, ya sea con tu cerveza favorita, un buen vino o el tan adorado vermut.
En Xceed Night Mag, te abrimos las puertas de Barcelona -como de muchas otras ciudades- una vez más. Te enseñamos sus mejores discotecas, sus mejores clubs underground, sus espectaculares fiestas en rooftops y, en caso de que seas un estudiante Erasmus, los mejores rincones en los que beber, comer o bañarte.
A continuación, te proponemos 25 opciones de bares en Barcelona, los cuales destacan por su encanto, sus agradables terrazas, sus precios baratos, sus rooftops, sus estéticas y ofertas de taberna irlandesa, sus cócteles o sus tapas. Hemos recorrido barrios y zonas históricas, como el Gótico, Marina o el Born, e incluso nos hemos dejado la voz en karaokes. Este es el resultado. A continuación, te presentamos 25 de los mejores bares de Barcelona.

33|45
Donde antes se encontraba el It Café, se ha establecido uno de los rincones más frecuentados por las almas más recurrentes de la noche barcelonesa. Una gran variedad de cervezas y cócteles invaden su carta, aunque toda Barcelona estará de acuerdo en que son sus butacas y sofás vintage (arduo numerosos) y su tono desenfadado, dejado y, a su vez, moderno y con mucho estilo, lo que hace de 33|45 un must para cualquiera que se sienta cómodo entre cócteles, risas, voces de aire joven y beats de electrónica experimental y alternativa. ¡El mítico dj Marc Piñol incluso ofreció una sesión allí!
Dirección: C/ Joaquín Costa, 4 – 08001, Barcelona

Solange

¿Os suena el Tandem Cocktail Bar? De los mismos propietarios, nació Solange, una coctelería de aire vintage en la que abundan la elegancia y el señorío y en la que James Bond se sentiría como en casa en una de sus escenas -y es que, en efecto, el nombre de Solange se inspira en la saga del famoso agente secreto-. El Solange es famoso por mantenerse fiel a los cócteles de corte más clásico, sin florituras modernas.
Dirección: C/ Aribau, 143 – 08036, Barcelona

Negroni
Negroni es, sin lugar a dudas, uno de los puntos más calientes de la noche barcelonesa. Su principal peculiaridad es que carece de carta. Para el personal del Negroni, cada cliente es un mundo lleno de aventuras. Ellos se encargarán de descifrar los enigmas de tu paladar para ofrecerte una copa única en su especie. Todo, en un entorno 100% bohemio. Allí es habitual ver a artistas, escritores, músicos y demás miembros de la farándula de Barcelona. ¿Te sientes preparado/a?
Dirección: C/ Joaquín Costa, 46 – 08001, Barcelona

Guzzo
Estamos ante un clásico. En el Guzzo se puede comer y cenar, pero el mejor plan es pedirse un cóctel mientras se disfruta de música en directo. Los martes son el día perfecto para asistir si se busca eso último, pues es habitual que organicen Jam Session de jazz en el segundo día de la semana, siempre en horario afterwork. Los miércoles, son el día del afterwork en la terraza y, los sábados, el día del vermut musical. El Guzzo es un bar perfecto para tomar las primeras copas de la noche antes de acudir a un club o discoteca.
Dirección: Pl. Comercial, 10 – 08003, Barcelona

Dr. Stravinsky
Para muchos, la mejor coctelería de Barcelona. No hay ranking de los mejores cocktail-bars de Barcelona que no incluya a Dr. Stravinsky entre las tres primeras posiciones -y, generalmente, en la primera-. Se esconde en el laberinto del Born y ofrece una interminable lista de cócteles, dirigida y diseñada por el gran Antonio Naranjo. Los espejos distorsionadores y demás decoraciones extravagantes hacen de Dr. Stravinsky un lugar de visita 100% obligada en la ciudad.
Dirección: C/ Mirallers, 5 – 08003, Barcelona

Dos Billares
A todo barcelonés le sonará la famosa Casa Camper. Lo que quizás algunos no saben es que su sótano esconde Dos Billares, una coctelería oculta y clandestina que bien recuerda a la Hollywood de mediados de siglo XX. Su propio nombre lo indica: dos mesas de billar caracterizan al lugar. Archie, el camarero de Dos Billares, estará encantado de saludarte, hacerte algunas preguntas y decidir el cóctel que mejor se adecue a tu paladar. Y advertimos: nunca falla.
Dirección: C/ Elisabets, 11 – 08001, Barcelona

Ale&Hop
¿Eres de cerveza? Este es tu lugar. Ale&Hop va alternando entre distintos tipos de cerveza artesana proveniente de todas partes del mundo en sus 10 tiradores, siempre operativos. ¿No estás seguro de cuál es la tuya? Acércate a este rincón mágico en pleno Born y deja que sea Ale&Hop y su personal experto quienes enamoren a tus papilas gustativas. ¿Quieres sumarle algo de picar? Apuesta por sus tapas vegetarianas. No te arrepentirás.
Dirección: C/ Basses de Sant Pere, 10 – 08003, Barcelona

Polaroid Bar
Si buscas cócteles de alta gama y sofisticación… no, el Polaroid Bar no es tu lugar. Aquí todo es muy campechano. Como indica su nombre, las paredes del local homenajean a las famosas cámaras fotográficas de impresión instantánea, así como a otras perlas de los años 80 como los vinilos y las cintas VHS. En la barra, cañas a un euro y mogollones de gente con ganas de calentar motores de cara a una de esas noches intensas surcando la noche de Barcelona. ¿Ganas de ajetreo? Entonces sí, Polaroid Bar es tu lugar.
Dirección: C/ Còdols, 29 – 08001, Barcelona

L’Ascensor
Imagen: © Maria Dias¿Te entra saborear un cóctel preparado con el mayor de los cariños mientras te dejas hundir en un sofá de estilo clásico y tono rojizo? Bienvenido/a a L’Ascensor, uno de los pocos rincones del Gótico de Barcelona que conserva su personalidad original. No te encontrarás la música a todo trapo, sino un ambiente relajado, distendido, acogedor e idóneo para mantener una conversación privada, ya sea seria o de mero ocio. ¡Ah! La barra es tan clásica como el resto del local. Garantía de alta calidad.
Dirección: C/ Bellafila, 3 – 08002, Barcelona

Kælderkold
Si alguien de Dinamarca nos está leyendo, ya sabrá de qué va la película. “Kælderkold” significa “sótano frío” en danés y, en efecto, nos hallamos ante una bodega única, en la que La Rambla de Barcelona se deja enamorar por los encantos de las cervezas de Dinamarca. ¿No tendrías mucha idea de qué pedir si viajaras a Copenhague? No sufras. El personal nativo de Kælderkold sabrá aconsejarte y te servirá de alguno de sus 15 barriles en condiciones idóneas.
Dirección: C/ Cardenal Casañas, 7 – 08002, Barcelona

Mitja Vida
O una vida entera. Los vecinos de Sant Gervasi ya conocen bien este rincón mítico de la Plaza Molina. En él, la cerveza impone su ley, ya sea en mesa con colegas o en esa legendaria barra de bar al más puro estilo de polígono industrial. Si te entra el gusanillo, Mitja Vida te lo sacia con tapas de origen marino, ya sean boquerones, calamares o anchoas. ¿Salivando?
Dirección: C/ Brusi, 62 – 08006, Barcelona

Ølgod
Y seguimos con la herencia danesa. ¿Te imaginas un pueblo que se llamara “dios de la cerveza”? Eso es lo que significa exactamente Ølgod y, sí, así se llama un pequeño pueblo de Dinamarca. Increíble, ¿verdad? Al entrar en Ølgod -ahora ya nos referimos a la cervecería artesanal del Raval barcelonés-, un barco vikingo te dará la bienvenida. Tras él, nada más y nada menos que 30 grifos con una gran combinación de cervezas danesas y catalanas, varias opciones de cata y tapas veggies altamente recomendables.
Dirección: C/ Hospital, 74 – 08001, Barcelona

El Bar de l’Antic Teatre
Imagen: © Iván MorenoPara los que dicen que beber no es una buena causa, aquí esta el Antic Teatre para contradecirlo. Su bar abre todos los días con la única finalidad de poder así financiar sus actividades culturales. El Bar de l’Antic Teatre siempre ofrece un ambiente tranquilo, con una terraza interior y un jardín mágicos. No acudas a él con la intención de arrancar la fiesta. No está pensado para eso.
Dirección: C/ Verdaguer i Callís, 12 – 08003, Barcelona

Bloody Mary Cocktail Lounge
¿Cuál será la bebida estrella del Bloody Mary Cocktail Lounge? Si pensáis que es el Bloody Mary… estáis en lo cierto (tampoco era muy difícil). Tienen hasta 10 tipos de Bloody Mary diferentes en carta y otros tantos cientos de miles en su imaginación, que improvisa a diario. Déjate sorprender mientras su habitual propuesta rock y jazz recorre tus venas. Situado entre el Barrio de Gracia y el centro de la Av. Diagonal, el Bloody Mary Cocktail Lounge ofrece bebidas de alta calidad y comida original en un ambiente especialmente tranquilo.
Dirección: C/ Ferrer de Blanes, 3 – 08012, Barcelona

Tuxedo Social Club
Sabemos que lo de colarse en un garito ilegal siempre pone más de la cuenta. El Tuxedo Social Club se esconde tras una librería falsa. No hay indicaciones de ningún tipo y sólo los socios pueden entrar (aunque puedes hacerte socio en la misma puerta). Si has estado alguna vez de fiesta en Berlín, te sonarán las normas: nada de fotos, ni tampoco llamadas. El nombre del club hace honor a su bebida estrella, que es el Tuxedo original de 1882. Una vez, un experto de los bares de Barcelona dijo que “el Tuxedo Social Club es un lugar para beber y aprender a beber”. No podríamos estar más de acuerdo.
Dirección: C/ Gombau, 12 – 08003, Barcelona

La Llibreria
Les Corts, pese a poseer uno de los principales atractivos de Barcelona (el Camp Nou), no suele ser un barrio especialmente transitado por turistas o extranjeros. Eso le da un encanto especial, más local, auténtico y tradicional. Una de las plazas más bonitas del mismo es la Plaza Concordia, cerca de la cual se encuentra La Llibreria. Su aspecto, en efecto, es el de una librería más propia del siglo XVI, como lo son también las vestimentas y looks de sus bartenders. Su carta permite viajar alrededor del mundo, descubriendo los sabores -algunos más suaves y otros más fuertes- de cada continente. Estamos ante un rincón ideal para sorprender a tu pareja o tus amigos, siempre y cuando vuestro mood sea calmado. La Llibreria no es un lugar para escándalos y jaleos.
Dirección: C/ Dr. Ibáñez, 24 – 08014, Barcelona

Switch Pocket Club
Si alguien de Barcelona te dice amar la música electrónica y la escena de clubs, pero te hace dudar, hazle la prueba definitiva: pregúntale por el Switch Pocket Club. En el corazón de Gracia se encuentra este pequeño y acogedor disco-bar de aire underground, que abre todas las noches de la semana (excepto viernes y sábados, como si un sustituto del clubbing se tratara). En él, siempre hay DJs a cargo de la banda sonora y su barra suele estar frecuentada por muchos de los grandes artistas y DJs que residen en la ciudad. Sin duda, Switch Pocket Club es el gran secreto de la escena de clubs de Barcelona.
Dirección: C/ Francisco Giner, 24 – 08012, Barcelona

Bodega Marín
La Bodega E. Marín es un clásico: estamos ante una de las bodegas más auténticas de Barcelona. Es uno de esos lugares en los que las horas se te pueden ir volando mientras observas sus detalles e historia. Se trata de una bodega centenaria, inaugurada en 1916. En la Bodega Marín, podrás degustar una gran variedad de vinos y vermuts de bota. Se trata de un lugar muy pequeño, lo que lo convierte a su vez en un lugar muy especial. Tampoco puedes perderte sus tapas caseras, siempre a muy buen precio y difíciles de encontrar en otros bares. Recomendamos especialmente su guiso de corzo. Además, puedes pedir cualquiera de sus bebidas a granel para llevar. ¡Eso no te lo ofrece cualquiera!
Dirección: C/ Milà i Fontanals, 72 – 08012, Barcelona

Carabela
El triángulo mágico: la Barceloneta, el Born y el Gótico. Y, donde todos ellos conectan, se alza el Carabela Café, un bar & restaurante Tex Mex muy popular entre los expats (extranjeros que residen en Barcelona). Con una espaciosa terraza al aire libre (que también abre en invierno, tirando de calefacción y toldos), el Carabela se llena cada noche de multitudes jóvenes e internacionales. Grupos de amigos se reúnen aquí para tomarse unas cañas (no os perdáis la cantidad de cervezas mexicanas disponibles), micheladas, margaritas y, si entra el hambre, burritos, tacos, nachos y todo aquello que se le pudiera antojar a un buen mexicano.
Dirección: Pas de Sota Muralla, 3 – 08003, Barcelona

D9
¿Tiene pinta de que estás ante una noche larga? El D9 es uno de esos bares ideales para la previa antes de ir a un club o discoteca. Su ambiente es 100% juvenil (y, en noches como las del miércoles o jueves, especialmente universitario) y, por ello, sus precios son muy asequibles y adaptados a las economías de subsistencia más salvajes de la noche barcelonesa. Está muy cerca del famoso Razzmatazz, así que, si ese es tu destino final, una visita al D9 es siempre un acierto. Si llegas antes de las 23h, incluso podrás pedir algo de cenar, como un sándwich o unas alitas de pollo.
Dirección: C/ Pallars, 122 – 08016, Barcelona

Dixi 724
El Poblenou es el barrio en el que se encuentra la gran mayoría del conglomerado empresarial tecnológico de Barcelona, especialmente debido a su distrito tech conocido como [email protected] Allí, en pleno barrio del Poblenou, se encuentra el Dixi 724, un clásico de la zona. Estamos hablando de un bar de grandes dimensiones, fácilmente reconocible por la avioneta que cuelga del techo. Su ambiente, como el de la mayoría de los bares del barrio, es juvenil y sencillo. Por ello, Dixi 724 es un bar ideal para calentar motores antes de ir de fiesta a uno de los clubs o discotecas de la zona.
Dirección: C/ Pallars, 115 – 08018, Barcelona

Ethniko
Durante el día, Ethniko es un bar/restaurante. Por la noche, muta y se convierte en un bar de copas y cócteles con pista de baile y cabina de DJ. Su ambiente es joven y cosmopolita, mantiene un cierto toque hípster y cool, como lo es también la música que suele sonar. DJs locales de la ciudad, generalmente de estilos deep house, ethnical y derivados, frecuentan su cabina. Ethniko es una coordenada a tener muy en cuenta para los primeros compases de una noche de fiesta en Barcelona.
Dirección: Pg. Joan de Borbó, 74 – 08039, Barcelona

L’Ovella Negra
Si nos preguntaran por UN bar al que ir en Barcelona antes de ir a una discoteca, siempre recomendaríamos L’Ovella Negra. Es… un clásico no, lo siguiente. Estamos ante un imprescindible, un lugar de culto para los maestros cerveceros de la Ciudad Condal. L’Ovella Negra es una macrotaberna de grandes dimensiones, largas mesas corridas y altos techos. Birras, copas, algo de cenar, música y jaleo de fondo y listos para ir a la discoteca de turno (Razzmatazz está a apenas cinco minutos a pie). ¡Ah! Y sus precios no son para nada caros. Difícil venderlo mejor, ¿verdad?
Dirección: C/ Zamora, 78 – 08018, Barcelona

Senyor Vermut
Muchos creen que es el pa amb tomàquet o las patatas bravas, pero lo cierto es que una de las aficiones que más gustan a los barceloneses es el vermut de fin de semana. Ya sea en sábado o en domingo, ir al Senyor Vermut a la hora del vermut es toda una odisea. En esa esquina -aparentemente inofensiva- del Eixample izquierdo, se encuentra uno de los mejores vermuts de Barcelona (si no el mejor). Evidentemente, si prefieres optar por una cerveza o cualquier otro tipo de bebida, el Senyor Vermut satisfará tus necesidades. Incluso si te entra el apetito, podrás degustar cualquiera de sus múltiples tipos de croquetas, sus pimientos del padrón o sus… sí, patatas bravas.
Dirección: C/ Provença, 85 – 08029, Barcelona

Mr. Robinson
En la Barceloneta, y muy cerca del mar, se encuentra uno de los mejores ambientes expat de Barcelona. Mr. Robinson queda muy cerca de la estación de metro. Su horario de restaurante no deja a nadie con hambre, pero es su faceta de bar lo que lo ha convertido en referencia para los treintañeros extranjeros que viven en la ciudad. Música alta, a veces incluso con DJ, gente joven y apuesta, y una pasión por la fiesta generalizada. Mr. Robinson siempre tienta. Y nunca defrauda.
Dirección: Pla de Palau, 16 – 08003, Barcelona

(Imagen de Portada: © ELEVATE en Pexels)

50Comments

Separar creatividad de productividad: la obsesión por el estudio en tiempos de cuarentena

“Quedaos en casa, volveremos más fuertes y tendremos más música que nunca, además de un baby-boom”, decía entre risas el español Andres Campo en la primera semana de confinamiento. De la noche a la mañana, DJs y productores de todo el mundo, como el resto de los mortales, se encontraron atrapados en sus casas, en sus estudios de producción.
“¿Tú me puedes conseguir una cámara para hacer streamings desde mi casa?”, me preguntaba un artista el primer fin de semana de confinamiento. En aquel momento, no éramos conscientes de lo que se nos venía encima.
Pavvla, una de las compositoras más llamativas de la escena emergente catalana -debutó en Primavera Sound en 2019-, tuiteaba: “Menos mal del sol… y de la música.” Y no podría estar más de acuerdo. Pienso en países más grises -la mayoría de los países europeos, de hecho- y se me hace durísimo imaginarme un confinamiento allí. Pero… ¿os imagináis un país en el que no hubiera música? ¿Os imagináis una cuarentena en silencio?

Realment, sort del sol i la música
— Paula Jornet (@pavvla_) April 12, 2020

La música es una gran herramienta terapéutica. Pero, paradójicamente, es la propia música, y todo lo que ella conlleva -especialmente en el caso de la música de club-, lo que causa estragos en muchas mentes. Y, sobre todo, en las de sus creadores.
Rosana Corbacho es psicóloga especializada en artistas de música electrónica y fundadora de M.I. Therapy. Nos cuenta que, “en un estudio realizado en el Reino Unido acerca de las presiones típicas de la industria musical y la repercusión en los artistas, se describen resultados llamativos, como que el 71,1% de los entrevistados habían sufrido ataques de pánico y/o altos niveles de ansiedad y el 68,5% habían sufrido depresión, pero sólo el 30% había buscado ayuda profesional”.
La mayoría de los artistas sufren patologías, aunque no lo reconozcan, aunque no lo acepten, aunque ni siquiera sean conscientes de ello. Y eso, en un confinamiento como el causado por el Covid-19, puede agravar seriamente las cosas.
En una situación de emergencia como la que estamos viviendo, cualquier antecedente pone en mayor peligro a los artistas. En una industria ya de por sí bastante inestable e impredecible, el incremento de falta de control sobre los eventos externos es una fuente de tensión y sufrimiento.

Imagen: © M.I. Therapy
Muchos artistas tardaron apenas horas en comparecer públicamente en las redes cuanto todo empezó.
Andrea Oliva: Espero que los DJs no pidan ahora cláusulas por cancelación. A los clubbers, habría que pedirles que eviten pedir el reembolso de sus 20€ de entrada anticipada, si pueden permitírselo. Entre todxs, podemos salvar la escena. Yo voy a dedicarme a escuchar más música que nunca y apoyar así a nuevos talentos que son quienes más lo necesitan.
DJ Tennis: Vamos a empezar a pensar maneras de apoyar a los más afectados de la industria, independientemente de su rol en el juego. Limitaciones como las de esta crisis son siempre una fuente de inspiración para la creatividad. Saquemos lo mejor de esto.
Dubfire: Vamos a ver muchísima música nueva en estos días. Aun así, el mundo gira muy deprisa y creo que nos irá bien parar, respirar y darle importancia a lo verdaderamente importante.
Algunos, como el sueco Eric Prydz, incluso se metieron donde no le llaman…
Eric Prydz: La solución es que toda la gente sana coja el virus y la gente que sea de riesgo entre en cuarentena. Si nos quedamos todos en casa, sólo alargaremos el proceso.
En cuanto un epidemiólogo australiano le contestó, no tardó en rectificar:
Eric Prydz: Pido mis más sinceras disculpas por cualquier ofensa o confusión que pudiera ocasionar con mi comentario anterior. Creo justo decir que estamos todos perdiendo un poco la cabeza en estos días. Por favor, aseguraos de estar bien junto a los vuestros en estos tiempos difíciles. En el futuro, me limitaré a crear música.

I sincerely apologise for any offence or confusion caused by my earlier comments. I think it’s safe to say that we all are freaking out right now!Please make sure you and your loved ones stay safe in this very difficult time.
In future I will stick to making music…
— Eric Prydz (@ericprydz) March 16, 2020

El mensaje al inicio del confinamiento estaba claro: estar a salvo y hacer mucha música. Bien. Pero, ¿cuánto tiempo puede aguantar un/a artista encerrado/a en el estudio? ¿Es sano? Los ingresos se ven reducidos a prácticamente cero -ya que la mayoría de sus ganancias se generan en sus actuaciones- y no hace falta ser psicólogo para decir que, con la cuenta casi vacía, vivir tranquilo es logro de pocos.
Para los músicos, es muy complicado admitir inseguridades y mostrarse vulnerables, tanto por la tendencia a la autocrítica, como por la alta competitividad del entorno en el que desarrollan sus carreras.  Algunos llevan años sin tomarse un descanso, con los patrones de sueño completamente alterados e intentando compaginar vida familiar con vida laboral, quizás soñando entre vuelo y vuelo con una temporada en casa. Ahora que todos los eventos están cancelados, ¿se puede ser tan productivo como se planeaba al inicio de la crisis?
El artista barcelonés Coyu ya reflexionaba sobre ese entorno cuando la crisis golpeó fuerte en Italia, el primer país que se vio afectado por el coronavirus en Europa.
Coyu: Con un poco de suerte, esta situación inesperada servirá para lograr ese ansiado reset, tanto artístico como estructural, que la escena necesita. La burbuja del superstar DJ estaba a punto de explotar y el coronavirus puede ponerle la puntilla.

Imagen: © Liaison Artists
A nivel psicoemocional, la crisis sanitaria presenta una serie de características que exigen que se preste especial cuidado a la reacción interna de los artistas. Rosana Corbacho habla de estos cinco detonantes:
lo repentino de la situación
la sensación de falta de control e imposibilidad de planificar
la sobrecarga de noticias e información
el aislamiento social
y el miedo a un peligro real
Según mi experiencia en consulta, hay elementos en común, pero también individuales según la historia personal de cada paciente. Incluso dependiendo del estilo musical, son más proclives a un tipo de sintomatología u otra. Algo en común de la gran mayoría es que su trabajo les define: para ellos, qué hacen es lo que determina quién son. Por lo tanto, las circunstancias que amenazan a su trabajo (bloqueos creativos, cancelaciones, ausencia de conciertos, etc.) se traducen en una inseguridad relacionada directamente con el autoconcepto y la autoestima.
Según sigue explicando Rosana Corbacho, aquellos artistas que se encontraran ya en procesos terapéuticos están notando menos la diferencia durante el confinamiento. De ellos sí cree que puedan llegar a crear más música que de costumbre, además de reinventarse, descansar y encontrarse a ellos mismos, siempre y cuando se respalden también en sus familiares. Precisamente de sus familias se acordaban, al inicio de la crisis, el español Regal y el italiano Alex Neri.
Regal: Debemos emplear este tiempo para descansar, visitar el estudio de vez en cuando y, sobre todo, dedicar mucho amor a la familia, algo que nos resulta muy difícil cuando estamos actuando por todo el mundo.
Alex Neri: Las crisis hacen que aflore lo mejor de nosotros. Estamos viendo más humanidad, que es algo que falta mucho en nuestro día a día. Ahora, no podemos darnos la mano, ni abrazarnos. Ahora, nos damos cuenta de lo importantes que son esos gestos en nuestra vida.

Imagen: © Alex Neri (www.alexneri.com)
Rosana Corbacho anima al autoconocimiento como práctica prioritaria:
Es importante que los y las artistas reconozcan qué sienten y qué temen de esta situación. No deben ponerse a producir como locos si sienten ansiedad. Tienen que saber separar productividad y creatividad. La creatividad es posible en un estado interno de apertura y calma. Si se encuentran en un estado de vulnerabilidad, les puede resultar más beneficioso descansar o hablar con seres queridos que ponerse a producir. Compartir inquietudes e inseguridades con personas significativas puede ayudar a que el aislamiento tenga un menor impacto. Leer, hacer actividad física suave y estar presente sin futurizar. Aceptar que no se tiene el control sobre los eventos externos o el futuro de la industria y confiar.
Los artistas, a veces adorados en demasía y, a veces, como en los tiempos que corren, también criticados en demasía (ver aquí lo que está sucediendo con los grandes DJs de la escena techno y sus tour managers), son, nos guste o no, el motor principal de nuestra escena, ya sean grandes estrellas o pequeños artistas locales. Lo que nos invita a todos a formar parte de este movimiento es la pasión por la música. Y, sin artistas, no habría música.
Desde que los distintos gobiernos impusieron el encierro de la población, la música ha abordado nuestras pantallas. Desde aquí, nos sumamos al mensaje de Rosana Corbacho. Artistas, no os autoexplotéis. No temáis por querer estar siempre presentes en nuestras casas. Lo más importante para vosotros es vuestra salud, como lo es la nuestra para cada uno de nosotros. Nunca antepongáis vuestra música a vuestro bienestar.
Porque, cuando esta pesadilla pase, os necesitaremos en plena forma. Más que nunca.

(Imagen de Portada: © Pixabay)

116Comments

Entrevista a Raven: “Quería hacer algo emotivo, oscuro y sexy a la vez”

Raven es una de las candidatas a artista revelación del año en las escenas techno y rave. Y no lo decimos nosotros, sino la apuesta que por ella ha hecho Matt Edwards, aka Radio Slave, publicando su nuevo EP en el prestigioso sello de culto Rekids. Allí fue donde despegaron carreras meteóricas de otras grandes mujeres de la industria. Artistas que, como Raven, no sólo producen, sino que también componen, escriben, cantan. Una, Nina Kraviz, reina en los terrenos más acid del techno. La otra, Peggy Gou, marca el ritmo en los dominios del house. Con su EP Flames, Raven irrumpe en la escena rave con un soplo de aire fresco, una combinación de elementos industriales, ácidos, experimentales, oscuros, pero también urbanos, modernos y desenfadados. ¿Pueden cantos con aroma a pop entrar en una nave industrial en plena luz del día y romper a sudar? Raven tiene la respuesta.

¿Cómo es la persona detrás de Raven?
Nací en Vancouver, Canadá. Viví mucho tiempo en Toronto, pero también en Los Ángeles, Chicago, Berlín, Ciudad de México y, ahora, en Barcelona, España. Creo que me muevo tanto porque soy muy inquieta y curiosa por naturaleza. Me gusta inmiscuirme y ver cómo voy flotando. Me gusta mucho la vida sana y la medicina natural. Soy vegana desde hace nueve años. He sido vegetariana por un total de 16… Me encanta cocinar cosas en el estudio, pero también en la cocina. (risas) Esa soy yo, en pocas palabras.

Escuchando los cinco temas de tu EP Flames, parece evidente que los sabores rave y techno son los principales protagonistas, aunque también podemos encontrar algunos toques de trance e incluso acid.
Yo diría que cada tema es un concepto propio. Por ejemplo, quería que “Insomnia” se sintiera como un insomnio. Esos pensamientos fugaces que te mantienen despierto por la noche, dando vueltas en círculos en tu cabeza. También intento fusionar algunos de mis subgéneros y sonidos favoritos, como el trance, y experimentar con ellos. Como en “In2U”, quise hacer algo así como una pista de house vocal, que recordara a lo que solía escuchar en la radio. O en “Saint”, creando esa línea de sinte hard-trance y un pattern de bombo ghetto-tech – rindiendo homenaje a temas por los que daría la vida. Quería hacer algo que fuera emotivo, oscuro y sexy a la vez.

También cantas en todas ellas y tu voz suena bastante cercana a los géneros urbanos, o incluso a algún tipo de pop. No es algo común en la música rave.
A ver… Llevo escribiendo canciones desde que soy una niña. No creo que haya reglas que determinen a qué se le permite o no se le permite ser música electrónica. Es algo que está siempre en constante evolución. Crecí con muchas influencias musicales. No me gusta un único tipo de música. Así que sí, cogí todo eso y lo junté. Si lo piensas, casi toda la música es electrónica hoy en día.

Cover de Raven – Flames EP. | Imagen: © Rekids
El EP no es una combinación de estilos muy fácil de encontrar, pero tal vez sea una ecuación que traiga aire fresco a la escena techno y rave en Europa. ¿Cuáles fueron tus principales inspiraciones?
Mi inspiración fue en realidad hacer algo que se pareciera a mí. He estado haciendo música y haciendo de DJ durante años. He tenido muchos alias diferentes. Raven es mi verdadero nombre y esta es la primera vez que hago lo que siento. No lo hago para encajar en ningún marco concreto.

Como dijiste antes, eres de Toronto, y también tienes fuertes conexiones con metrópolis como Chicago, Berlín, Los Ángeles y México D.F., antes de instalarte en Barcelona. ¿Qué te llevaste de cada una de estas ciudades mientras creabas tu propia personalidad musical?
Personalmente, creo que no se trata de dónde estás físicamente, sino de dónde estás mentalmente. Todas estas ciudades han sido increíbles para vivir en ellas. Creo que me benefició, sobre todo, el hecho de reconocer que necesito dejar espacio para otras formas de pensar. Con cada movimiento, gané tolerancia y, definitivamente, aprendí que las cosas nunca van a ir según lo planeado. Al final, la música es comunicación y tengo un deseo enorme de conectar y entender a la gente y de ser también entendida. Creo que ahí es donde entra en juego todo el tema de la música para mí.

¿Cómo apareció Rekids en la historia?
Ha sido un torbellino de año. Antes de instalarme en Barcelona, me fui de Ciudad de México y me quedé en Atenas, Grecia. En una desafortunada serie de eventos, terminé perdiendo mi disco duro externo, mi móvil y, finalmente, mi ordenador. Tuve que empezar todo de nuevo, desde cero. Cuando las cosas se pusieron feas en Atenas, mi hermana me invitó a Barcelona. Conozco a Matt [Edwards] desde hace años por vivir en Berlín. Cuando empecé a hacer música de nuevo, Matt la escuchó y dijo que quería lanzarla. Matt y Leon [Oakey] saben lo que están haciendo en Rekids y estoy súper feliz de tenerlos detrás de mí. Estoy realmente sorprendida por todo lo que ha sucedido en este último año.

Imagen: © Press Kit de Raven
Su sello ya ha lanzado carreras como la de Nina Kraviz y Peggy Gou: además, dos productoras, compositoras, cantantes y, por supuesto, DJs. Supongo que no te gustarán las comparaciones, pero son palabras mayores… ¿Te imaginas llegar a ser tan grande como lo son ellas dos hoy en día?
Peggy y Nina son increíbles en lo que hacen y cada una tiene su propio camino. Creo que también hay un espacio para mí en la música electrónica. Estoy tratando de llegar lo más lejos posible con ella.

¿Significa esto una presión o responsabilidad extra?
Hmmm… Siento una responsabilidad con Rekids, que me apoya en un 110 por ciento, pero sobre todo conmigo misma. Esta es mi pasión, ya sabes.

Probablemente, el 2020 se veía como uno de los años más intensos y exigentes en tu carrera hasta ahora, justo antes de que todo se derrumbara. ¿Cómo estás enfrentando estos tiempos de confinamiento?
Sí, definitivamente no es como planeamos que fuera este lanzamiento. El confinamiento es extraño. Trato de emplear este tiempo en mi beneficio. Paso la mayor parte del tiempo haciendo música y riéndome con memes. Pero sí, es difícil. Lo único bueno de esta situación es que todos estamos luchando juntos.

¿Algún mensaje que quieras enviar a nuestros lectores?
Me gustaría decir que, tanto para artistas como para todo el mundo en general, estos tiempos son muy desconcertantes. No tenemos ni idea de cómo será el próximo año. Todas las fiestas y fechas han sido canceladas. Mucha gente ha perdido sus trabajos. ¡Estamos a punto de arruinarnos! (risas) Ahora es de verdad el momento de apoyar a vuestras comunidades en todo lo que hagáis y en todo lo que podáis.

ARTISTA: RAVEN
(Imagen de Portada: © Press Kit de Raven)

Comments